Entrar a un Colegio de Alto Rendimiento (COAR) es un logro que implica esfuerzo y dedicación, pero cuando lo hace un joven para el que todo en su vida le ha sido adverso, como es el caso de los jóvenes que integran el Programa de Apoyo a los más Pobres Midis-Juntos, el mérito es mayor.

Este año, 238 jóvenes del programa lograron entrar al COAR a nivel nacional y cursarán el 3er, 4to y 5to grados de educación secundaria. Ellos forman parte de un universo de 2709 estudiantes que ya iniciaron sus clases a nivel nacional.

De los jóvenes ingresantes se resalta la admisión de 22 adolescentes del programa, que viven en distritos del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), zonas azotadas por el narcotráfico y terrorismo.

Los jóvenes pertenecen a los distritos de Huanta (Ayacucho), Salcabamba, Colcabamba, Anco, Huaribamba, Churcampa,  San Pedro de Coris, San Miguel de Mayocc, Tintay Puncu, Paucarbamba, Acraquia, Daniel Hernández, La Merced (Huancavelica) y Mazamari (Junín). Lugares donde se realiza el acompañamiento a las familias, con quienes el Midis-Juntos establece un compromiso de corresponsabilidad para que manden a sus hijos al colegio y les realicen sus controles médicos con periodicidad.

El seguimiento que hace el programa posibilita que los niños y adolescentes reciban una educación continua y tengan una mejor calidad de vida. Los ingresos a un colegio de altos estándares como el COAR, es el resultado de este trabajo.

En los COAR, los jóvenes tendrán acceso a una educación exigente y de alta calidad nacional e internacional, lo que les dará la oportunidad de tener mejores opciones para continuar una formación técnica o universitaria.

El programa Midis_Juntos no los dejará solos en este proceso, pues ya está coordinando alianzas estratégicas con programas de formación juvenil  como Beca 18 y Jóvenes Productivos. De esta forma se garantiza que el esfuerzo de estos jóvenes no se quede solo en la formación secundaria.