Más de 100 mil familias usuarias del programa Juntos vienen usando desde diversas plataformas el aplicativo Mi Juntos, una herramienta tecnológica que les permite informarse al detalle sobre el abono que cada dos meses reciben por llevar a sus hijos a los centros de salud y llevarlos al colegio.

Según el reporte de la Unidad de Tecnologías de la Información (UTI) del programa Juntos, desde el 12 de setiembre en que se realizó el lanzamiento oficial del aplicativo, a la fecha, se realizaron 111 412 consultas en las 21 regiones en las que interviene el Programa.

De esta cifra, 75 464 se hicieron a través de un teléfono celular o Tablet, mientras que 35 948 se hicieron a través de una computadora personal.

Entre las regiones con mayor número de consultas del aplicativo Mi Juntos, figuran las Unidades Territoriales de Piura con 20 128 consultas; Cajamarca con 15 278; Puno con 7 604; y Ancash con 7 410.

De esta manera, las familias usuarias del programa Juntos no solo se mantienen informadas respecto de la fecha en que pueden recibir sus abonos, o las razones por las que no lo recibirán -de ser el caso-, sino que además, podrán evitarse viajes innecesarios durante los operativos de pago, ahorrando tiempo y dinero.

Cabe recordar, esta herramienta tecnológica fue desarrollada por la Unidad de Tecnologías de la Información del programa Juntos para funcionar desde distintas plataformas: computadoras personales, laptops, tablets y teléfonos inteligentes.

Por ello se han realizado coordinaciones en todos los niveles, a fin de que las diferentes instituciones del Estado como gobiernos regionales, municipalidades provinciales o distritales, brinden el soporte necesario para que nuestras usuarias accedan al aplicativo.

Además, las usuarias también podrán acudir a los Tambos del programa PAIS para acceder al aplicativo, o solicitar la asistencia de los gestores y promotores de todos los programas sociales del Midis, quienes ya cuentan con el aplicativo instalado en sus tablets y teléfonos.

El uso masivo del aplicativo, permitirá al Programa la reducción gradual de la impresión y pegado de los padrones a nivel nacional, alineándonos de esta manera con la política “cero papel” que impulsa el gobierno.