Dos madres pertenecientes al programa Midis-Juntos vienen usando el arte cinematográfico como medio de expresión para luchar contra la violencia familiar y política que aqueja a muchas familias de la región Ayacucho.

Rosa María Sulca Pomahuacre tiene 36 años, 3 hijos y es la protagonista de Nanayqa Mana Chinkaqmi (El dolor no desaparece), un cortometraje que recoge el dolor, las experiencias, pero también las propuestas de las mujeres quechuas para vivir una vida sin violencia.

Ella pertenece al programa Juntos desde el 2009 y actualmente trabaja en la empresa que construye la carretera hacia Vilscashuamán. Para Rosa María, la mejor inversión es la educación de sus hijos y los frutos ya se ven, pues el mayor acaba de terminar una carrera técnica.

“Yo le digo a las mujeres que han pasado lo que yo he vivido que no se rindan. Nosotros tenemos el valor suficiente para seguir adelante y si alguien los golpea, los insulta hay que denunciarlo de inmediato sin miedo”, mencionó al diario Correo.

Rosa María es una de las 20 jóvenes y mujeres de la provincia de Vilcashumán que participaron de un proceso de formación audiovisual para la producción de un cortometraje, cuyo estreno tendrá lugar en Lima y Ayacucho.

La obra es una co-producción de la Federación Provincial de Mujeres Quechuas (FEPROMUQ) y la asociación CHIRAPAQ, Centro de Culturas Indígenas del Perú, realizada con el apoyo del Fondo Canadiense para Iniciativas Locales (FCIL) y la Embajada de Canadá en el Perú.

El objetivo de esta producción audiovisual es sensibilizar a las autoridades, funcionarios y población sobre las graves secuelas que genera la violencia tanto en su salud física, como psicológica.

Una de las camarógrafas detrás del proyecto fue Yonida Cayllahua, una joven de 22 años, con dos hijos y que pertenece al programa Midis-Juntos desde setiembre del 2017.

Ella recibió una formación audiovisual que duró más de dos años, logrando crear un corto documental titulado “Hilo que abriga”, con el que fue premiada en el Festival de Cine de Lima del 2016.

Cabe mencionar que el programa Midis-Juntos ha emprendido una política de sensibilización para erradicar de nuestras familias usuarias la violencia doméstica.