Nuestro país cuenta, por primera vez, con la medición de indicadores del desarrollo infantil que permitirá contar con información anual para la toma de decisiones sobre las intervenciones que realizan las instituciones del Estado para la primera infancia.

La ministra de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), Paola Bustamante, participó en la presentación de la evaluación del Módulo de Desarrollo Infantil Temprano aplicado durante la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes) 2018, que realizó el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

El mencionado estudio permitió medir cinco de los siete resultados o áreas de desarrollo de los lineamientos sobre Desarrollo Infantil Temprano (DIT) y las diversas condiciones que facilitan o limitan el logro de cada resultado por periodo de vida. Los indicadores respecto a los resultados nacimiento saludable y adecuado estado nutricional se miden regularmente en la Endes.

El Estado cuenta con los lineamientos para la política nacional sobre DIT denominados “Primero la Infancia”, en los cuales se definen siete resultados para que todas las niñas y los niños logren un adecuado desarrollo: nacimiento saludable, apego seguro, adecuado estado nutricional, caminar solo, comunicación verbal efectiva, regulación de emociones y comportamientos y función simbólica.

Como se sabe, los primeros años de vida son fundamentales para el desarrollo de una persona. Esta etapa que abarca desde la gestación hasta los cinco años de vida permiten que la persona adquiera y desarrolle capacidades físicas, cognitivas, psicológicas y socioemocionales para lograr ser un ciudadano saludable, responsable y productivo para sí mismo, su familia y la sociedad.

La ministra Bustamante sostuvo que el apego seguro es importante, porque favorece el desarrollo cognitivo y socioemocional de las niñas y niños permitiendo construir una personalidad segura y sana.

“Necesitamos que nuestras niñas y niños desarrollen el apego seguro, porque es tan importante como que el niño esté bien nutrido. Si logran una relación de apego seguro durante la primera infancia es como un motor que facilitará la consolidación de su identidad y le permitirá aproximarse al mundo de una manera más confiada y positiva”, señaló.

Cifras destacadas

Sobre el apego seguro, la encuesta demostró que el 48.4 % de niñas y niños de 9 a 12 meses de edad ha logrado una adecuada interacción con su madre, lo que le permitirá mejorar su autovaloración, tener un adecuado manejo de emociones y establecer relaciones de apoyo con otras personas.

Según el estudio realizado por el INEI, la cantidad de niñas que ha logrado adecuada interacción (50.9%) es mayor que los niños (46 %). Además, el porcentaje de niños y niñas con adecuada interacción crece cuando viven en la región andina, al alcanzar el 52.2 %, y es menor cuando viven en Lima Metropolitana, al registrar 43.8 %.

Tener una adecuada interacción es una condición previa para lograr un apego seguro, vínculo afectivo entre la madre, padre y/o cuidador principal con su bebé para establecer seguridad emocional y bases para la autonomía.
Sobre la comunicación verbal, el estudio puso en evidencia que el 49.8 % de niñas y niños de 9 a 36 meses de edad ha logrado expresar sus necesidades y emociones de forma apropiada para su edad. Este resultado es mayor en niñas (54 %) que en niños (45.6 %). También se observa que es mayor en los niños y niñas de la selva (53 %), y es menor en la sierra (47 %).

En relación al resultado de nacimiento saludable, se observó que el 7.3 % de niñas y niños menores de 5 años tuvo bajo peso al nacer. Esta situación registra una mayor cantidad de niñas y niños residentes en el ámbito rural (8.3 %), antes que en el ámbito urbano (7.1 %). Este resultado se relaciona con el deficiente estado nutricional de las mujeres desde antes de la concepción y durante el embarazo.

Otro dato está referido a que un 22.6 % de niñas y niños menores de 5 años nació antes de las 37 semanas de gestación. Este resultado es mayor para niñas y niños en el ámbito urbano (25.7 %) que en el rural (13,8%). El nacimiento prematuro incrementa el riesgo de déficit de atención, problemas de conducta, complicaciones para el recién nacido, retraso en el desarrollo motor y del lenguaje, entre otros.

Asimismo, sobre el adecuado estado nutricional se demostró que el 12,2 % de niñas y niños menores de 5 años de edad presentó baja talla para la edad (desnutrición crónica infantil). La población del ámbito rural es más afectada que el urbano, al registrar 25,7 % y 7,3 %, respectivamente.
Como parte del estudio también se supo que el 36% de niñas y niños que tiene entre 24 y 71 meses de edad ha logrado regular sus emociones y comportamientos en situaciones de frustración y establecimiento de límites. Los niños y niñas que logran esta capacidad en la edad adecuada son más propensos a desempeñarse con éxito en la educación inicial, y a relacionarse de manera positiva con otras personas.

La implementación del Módulo DIT en la Endes 2018 se hizo como una encuesta de reporte materno relativamente sencilla, y con preguntas que permitieron indagar sobre el desarrollo de su hijo o hija. Los resultados tienen información de niñas y niños menores de 6 años de edad, divididos por grupos etarios en los que se espera el logro de capacidades específicas. El diseño y validación de este instrumento fue un trabajo conjunto entre el INEI y Midis.

Presentación de la Endes 2018

La ministra Bustamante fue la encargada de presentar el marco conceptual del Desarrollo Infantil Temprano (DIT). Los antecedentes del módulo y la ficha técnica estuvieron a cargo del jefe del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INE), José García Zanabria.

Los resultados de la ENDES DIT fueron presentados por José Velásquez, director de Seguimiento y Evaluación del Midis y contaron con la moderación de la viceministra de Políticas y Evaluación Social, Ariela Luna.

Los comentarios estuvieron a cargo de Ana Patricia Andrade Pacora, Viceministra de Gestión Pedagógica del Ministerio de Educación; Cecilia Aldave Ruiz, viceministra de Poblaciones Vulnerables; Ana De Mendoza Barbera, representante de UNICEF Perú; Regina Moromizato Izu, Directora en Gestión de Políticas y Programas para el DIT de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).