Con el objetivo de mejorar el servicio que ofrece y evitar la suspensión de los abonos, el programa Juntos viene realizando una campaña a nivel nacional para actualizar la información de más de 680 mil familias usuarias, en las 21 regiones en las que interviene.

Para ello, se realizan campañas masivas y también visitas domiciliarias, en las que se aplica una ficha que busca recabar, principalmente, información sobre la composición del hogar y sobre los servicios de salud y educación que reciben las hijas e hijos de las familias.

Así, por ejemplo, las usuarias de Juntos deberán informar al gestor local de su distrito el colegio en el que están matriculados sus hijos y a qué centro de salud acuden. También deberán informar el lugar de residencia, si tienen hijos recién nacidos o si algún miembro de la familia está embarazada.

Esta información resulta muy importante para el Programa, pues los gestores locales de Juntos verifican si las niñas y niños van al colegio o si son llevados a los centros de salud en los que la titular del hogar indicó.

Por ello, si la familia cambia al niño o niña de colegio o de centro de salud, y no lo informa oportunamente, el gestor local no podrá verificar su asistencia y lo reportará como un incumplimiento, con lo que finalmente la familia será suspendida y no recibirá su abono.

Asimismo, la campaña será aprovechada por los gestores locales para entregar cartas en las que se notificará a más de 420 mil familias usuarias la fecha de vencimiento de su condición socioeconómica, con el objetivo de que puedan revalidarla oportunamente, pues dicha categorización resulta imprescindible para pertenecer a cualquier programa social.